Tecnología y descanso: por qué no son compatibles

Hoy en día es muy habitual que nuestra habitación esté plagada de dispositivos electrónicos. Lo más normal, es tener nuestro teléfono móvil, ya que muy posiblemente actúe como alarma, un ordenador, un portátil o una Tablet. La tecnología cambia y se mejora constantemente, pero también es cierto que el uso excesivo de pantallas puede ser muy perjudicial para nuestro cerebro. Dormir rodeados de aparatos tecnológicos no ayuda a que descansemos correctamente. Tecnología y descanso, ¿son compatibles?

Insomnio tecnológico y cómo nos afecta

Lo ideal es que la habitación sea un “templo del sueño” con nada de tecnología ni pantallas encendidas. La luz emitida por los dispositivos confunde al cerebro, lo que perjudica gravemente a nuestro reloj interno del sueño. En otras palabras, el cerebro interpreta las luces como que debes estar despierto y alerta, independientemente del sueño que tengas. Según una encuesta de la National Sleep Foundation de EEUU, las pantallas retroiluminadas activan zonas del cerebro y alteran la calidad del sueño. También retrasan y reducen el sueño REM, por lo que pasamos a un estado de alerta sin ser conscientes.

¿Las consecuencias de juntar Tecnología y descanso?. Que no dormimos todas las horas necesarias, no descansamos bien, tenemos problemas de humor. Incluso, problemas para la salud, como pérdidas de memoria o cambios de estado de ánimo fuertes. A largo plazo, depresión o enfermedades cardiovasculares.

Si quieres tener un sueño reparador, completo y aprovechar bien las horas del día, desde Top Nimbos te recomendamos que apagues el ordenador. También que saques de la habitación tablets o portátiles. Si utilizas el móvil como alarma, lo alejes todo lo posible de tu cabeza. Por otra parte, si quieres mejorar tu sueño, necesitarás un colchón en buenas condiciones, una almohada que se adapte a ti y un topper para dormir en una nube. Siguiendo unos sencillos pasos, el insomnio tecnológico no será un problema para ti.